miércoles, 8 de diciembre de 2010

LA OTRA GRANADA (II)

LA OTRA GRANADA(II)

La granada fue introducida en España por los árabes procedentes de África y esta granada ya madura por el tiempo, se abre, dejando caer sus semillas sobre el suelo de la península, que con gran rapidez y sin apenas esfuerzo, se expansionan por la mayor parte de ella, haciéndose dueñas de ese suelo empobrecido.

Como consecuencia de esta ocupación árabe, España se ve sumergida en una lucha contra los invasores que duraría casi ocho siglos. El estado de levantamiento de la España árabe hace posible que Abd-al-Ragman construyera un reino, el Califato de Córdoba fijando su capital en Córdoba. Tras la caída del califato de Córdoba, viene a España el africano Zawí ben Zirí con un grupo de hombres de la tribu de los zenetes, bereberes que montaban a la jineta y manejaban las armas de forma más ligera y provechosa. Esta manera de montar y de usar las armas fue adoptada tanto por los cristianos como por los árabes. Ziri traslada la capitalidad a Granada y se implanta la dinastía ziri, acabando en 1090. Siguen las luchas internas y los árabes presionados por los cristianos, ven como se van reduciendo sus límites y como consecuencia la pobreza se apodera de la zona, poco les queda de lo que antes eran señores: el reino de Granada, último baluarte de los musulmanes en España. Los Reyes Católicos deciden iniciar el famoso sitio de su capital, Granada, admirablemente defendida no solo por sus fuertes murallas, sino por las elevadas sierras que la rodean. La guerra fue dura y tenaz durando diez años. El 2 de Enero de 1492 los Reyes Católicos entraron en Granada, quedando así terminada la unidad de España.

Si bien el predominio político fue efímero, en cambio fue duradero y de extraordinaria importancia su influjo civilizador. Su cultura muy rica, no era nueva, supieron apropiarse de la cultura de los pueblos vencidos, modificándola con arreglo a matices de su rica imaginación semita. La España musulmana fue uno de los focos más brillantes de civilización del pueblo árabe. Cultivaron todas las ciencias, principalmente la medicina, la botánica, las matemáticas, la astronomía, así como la filosofía y la poesía.

Los musulmanes como legado histórico nos han dejado monumentos de gran valía, destacando la Alhambra, punto de referencia para visitantes españoles y extranjeros que vienen atraídos por los encantos de su conjunto monumental, Pero Granada no se puede centrar solamente en la Alhambra, su panorama artístico hay que enfocarlo desde tres ángulos estilísticos: el musulmán, el renacentista y el barroco.

Los monumentos más característicos de cada estilo son: del musulmán la Alhambra y el Generalife; renacentista la Capilla Real, la Catedral y el Palacio de Carlos V; y en cuanto al barroco tenemos la Cartuja, aunque no toda corresponde a dicho estilo, pero si la parte más importante: la Sacristía. Monumento que nos ofrece la trayectoria de todos los estilos que se pueden encontrar en Granada. En su interior encierra la belleza de las distintas expresiones estilísticas dejando para el exterior el frío estilo del neoclásico.

Se halla situada, la Cartuja, en una zona fértil, sembrada de hortalizas, viñas, olivos y cármenes, regada por las aguas procedentes de la fuente de Alfacar, haciendo del lugar un sitio de placer. Durante la época musulmana gozaron de fama estos cármenes de Ainadamar o fuente de las lágrimas. Pero no fueron estas características que reunía el lugar el determinante de su construcción, parece ser que tuvo más peso la cesión de dos huertas por el Gran Capitán, gran devoto de la Virgen, al prior de los cartujos, imponiéndole el título de Santa María de Jesús a la Cartuja, comenzando su construcción en el año 1516, en 1545 se le da el nuevo título de Nuestra Señora de la Asunción nombre actual. Parte del conjunto fue derribado tras la desamortización, pero a pesar de ello se conserva una gran número de dependencias

A través de “una portada” de estilo plateresco, s. XVI, posiblemente realizada por García de Pradas, se entra en el compás. Esta, está constituida por un arco de medio punto, con resabios goticistas, coronado por una hornacina que alberga una pequeña talla de la Virgen. La puerta se abre y al fondo del compás se levanta, en plano superior, la sobria arquitectura del Monasterio, centrada por la fachada de la “iglesia” construida con piedra de Alfacar, que en la parte alta presenta el escudo de España y una portada con columnas jónicas, de mármol gris, realizada por el arquitecto Joaquín Hermoso, cuyo hermano Pedro labró la estatua de San Bruno en mármol blanco.


El acceso a el, se realiza a través de una escalinata labrada con piedra de Sierra Elvira, obra del cantero Cristóbal de Vílchez, precedida por un interesante paño de empedrado granadino, combinación de piedras y cantos de río, blancas y negras.

La entrada al interior del edificio se realiza a través de un zaguán con dos alacenas sin mayor interés, que nos conduce a un pequeño patio o claustrillo del s. XVII, de orden
Entrada al templo
dórico, en el se abren las dependencias donde se lleva a cabo la vida monástica: Refectorio, Sala de Profundis, Sala Capitular ( en la actualidad cerrada por restauración), pequeñas capillas, La Iglesia, Sagrario, Sacristía. Desde el ángulo izquierdo del patio se puede contemplar, al frente la elegante torre de la iglesia.


Claustrillo y Torre

Escudo de España



San Bruno
PD Todas las fotografias son de la autora del post ,exceptuando La Rendición como es obvio, y sin retocar, Muchas gracias.

8 comentarios:

  1. Muy bonitas las fotografías, como corresponde a una ciudad tan bella. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Esta es la parte más árida de la Cartuja, única en su género y he intentado alegrarla con esas fotos tomadas en un día lluvioso y sin un programa para arreglarlas,este se evaporó y espero tener pronto uno nuevo y terminar el tema.

    Gracias por tu visita y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Otro maravilloso paseo por Granada, te felicito por las fotos que son muy buenas entre las que destacaría las del empedrado que me encanta.
    Tienes suerte de vivir en una de las ciudades más bellas e interesantes del país, con magníficos monumentos y con una historia rica y llena de acontecimientos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado este paseo de tu mano por Granada. Ya va siendo hora de que vuelva a visitarla.

    Me gustan tus fotos y coincido con Leo en las del empredrado. La de Sierra Nevada al fondo, parece enteramente una postal.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola, bello blog, preciosas entradas,te encontré en un blog común, si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    muchas gracias, pasa buena tarde de sábado, besos.

    ResponderEliminar
  6. Querida Leo se que te gusta Granada, como a mi me gusta tu tierra, con una gran diferencia que tu conoces esto y yo no conozco aquello. Tu tierruña también tiene mucho que contar.Si aquí fue el final de un periodo hitórico de la península, vosotros tenéis mucho que narrar de esa historía.

    He de reconocer que hay pocos trabajos tan espectaculares como ese, en labor de piedra, existe otro muy similar en el Sacromonte, este es más bonito.

    Un abrazo Guille

    ResponderEliminar
  7. Querida Trini Reina ya sabes donde está tu casa.

    La fotografia es influencia de Monet, hago lo que el hacia, pintar el recorrido del sol y yo lo hago con la fotografia. Una que es una artista impresionista fotógrafa.

    Un abrazo y feliz fin de semana. Nina

    ResponderEliminar
  8. Buenas noches Don Vito, he visitado tu blog y he dejado un comentario.

    Te dejo algo que creo que te gustará:

    Este amor que quiere ser
    acaso pronto será;
    pero ¿cuando ha de volver
    lo que acaba de pasar?

    Hoy dista mucho de ayer.
    ¡Ayer es Nunca jamás!

    Saludos Guillermina.

    ResponderEliminar

Comentar